La casa

La casa ha sido completamente rehabilitada para lograr un espacio confortable, a la vez que respetuoso con los elementos arquitectónicos originales del molino. Piedra, madera y agua se entremezclan en una perfecta combinación para crear un ambiente singular y único que te atrapa.  La decoración rústica, con numerosas piezas tradicionales de la zona, procedentes de anticuario o recuperadas por artesanos, se combinan con otras más actuales.

Dispone de un salón comedor, cuatro dormitorios, dos baños, una original cocina-molino, una estancia natural La CUEVA, acondicionada como segunda zona-estar y una inmensa terraza-mirador con piscina, barbacoa y mobiliario de jardín.